Día 6: Aiguebelle – Belley

Un antiguo convento. Un enorme y antiguo convento. Hoy estamos alojados ahí. Un convento con sus pasillos largos y llenos de puertas que dan a habitaciones. Con sus techos altos, sus estancias apenas iluminadas, y con fotografías de monjas y sacerdotes en blanco y negro. Me recuerda a la película “El resplandor”. Un poco de canguele si que da, la verdad.

Pero nada va a oscurecer lo que ha ocurrido hoy. Llegarán los días de lluvia y de frió y las complicaciones y dudas pero por ahora están siendo unos días estupendos. ¡¡Hoy hemos salido incluso en hora por la mañana!! A las 8:45 estábamos ya pedaleando.

Hemos dejado Aiguebelle sin pena. al Hotel de la Poste, donde nos hemos alojado, le faltaba una limpieza a fondo y una mano de pintura que hacer extensible a todo el pueblo. Como decía, hemos salido de Aiguebelle todavía entre montañas aunque no ha tardado en cambiar el paisaje. El valle se ha abierto, las laderas se han suavizado y han aparecido los primeros cultivos de vid. Con el pasar de los kilómetros las viñas han ido ganando terreno hasta que nos hemos encontrado pedaleando rodeados de campos de uva. No resulta difícil hacerse una idea de lo placentero que ha resultado. Para compensar deciros que ir por ladera (para evitar la nacional) hace que los repechones sean constantes, aunque, eso si, vienen acompañados de sus correspondientes bajadas.

Viñedos-Etapa6-Camino-Español  Viñedos2-Etapa6-Camino-Español

En ese transcurrir de campos de viñas hemos llegado a Chambery que nos ha sorprendido gratamente. Es una ciudad muy, muy bonita. Nos estaba costando trabajo dar con el centro hasta que hemos preguntado a un ciclista que muy amablemente nos ha acompañado un tramo y luego nos ha enfocado. Cuando hemos dado con el centro ha sido toda una revelación. La parte histórica es grande, llena de callejuelas que rebosan encanto. Por lo que hemos visto, y en bici se puede ver mucho en poco tiempo, merece mucho la pena. Tal y como teníamos previsto hemos comido y descansado y lo hemos hecho en la plaza de la catedral, a la sombra de un árbol que nos protegía del sol de justicia que estaba haciendo. Como dioses…

Chambery-Etapa6-Camino-Español

… hasta que ha llegado el momento de retomar de nuevo El Camino. En este caso con pena, hemos dejado Chambery pensando en volver algún día. Cierto es que la pena ha durado poco porque hemos engarzado con el carril ciclista que te saca de la ciudad paralelo al río y desemboca en el lago Bourget. El carril ha sido espectacular, lo del lago ya ni os cuento. Nos hemos bañado, no se si con eso os hacéis una idea. Ademas como con poco mas de 30 km ya estaríamos en destino. En Un par de horas, daríamos por finalizada la etapa, a eso de las 7, mas o menos. O eso pensábamos nosotros.

Lago-Etapa6-Camino-Español

El lago es el mayor de agua glacial de Francia y es realmente bonito. Después del baño y las fotos de rigor, nos secamos y volvemos a ponernos el traje de faena. El pedaleo que inicialmente es vivo se hace cada vez mas lento porque la pendiente se va incrementando. Delante nuestro, hay un montaña que  se puede atravesar por un túnel. Eso si, si eres un coche o un camión o cualquier cosa… que no sea una bici!! De nuevo a subir!!! 400 metros de desnivel… Venga curvas y pendientes del 7% del 8%, del 9%. Venga a sudar con la hora de ascensión que nos hemos dado y que lejos quedo aquel bañito en el bonito lago azul.

Como no podía ser de otra manera, los tercios también subieron hasta el Col du Chat, que es como se llamaba, así que después de todo, estábamos contentos, el que no se consuela… Y ademas, de haber ido por el túnel nos hubiésemos perdido las vistas impresionantes del lago y las mas impresionantes todavía de la otra cara del monte. Me niego a describirlas y las fotos ya os digo que no hacen ninguna justicia. Imaginaos un país de ensueño, con sus casitas, sus arbolitos, sus campitos verdes… Eso es lo que vimos. Un puro sueño, hecho realidad. Mi prosa no da mas de si. Tendréis que venir.

Col-de-Chat-Etapa6-Camino-Español

La bajada nos sabe a manjar de dioses y el frescor de la velocidad y del ambiente nos da en la cara y el cuerpo y seca casi al instante el sudor. Descendemos hasta la rivera de un enorme afluente del Rodano, que seguimos durante varios kilómetros embelesados por el entorno. Lo cruzamos en el punto donde este se ve encajonado entre unas masas altísimas de piedra. Parece una lucha entre titanes. Imponente en todo caso.

Hacemos camino hasta Yenne y Belley, que es el fin de la etapa, donde nos encontramos a Valen, un barcelonés afincado en las proximidades de Puigcerda (Gerona) que esta haciendo la ruta del Rhone. Un tío muy majo y muy viajado (hace cicloturismo desde hace muchos años y con experiencias para escribir un libro. O por lo menos un blog. Animo Valen con ese blog, esas experiencias debes compartirlas. Encantaran :). Total, hemos llegado muy  tarde, hemos cenado muy tarde y se nos ha ido el tiempo volando charlando con Valen. Mañana serán las penas… no sabéis hasta que punto eso fue cierto.

 

DLopezR

2 Comentarios

  1. Antonio's Gravatar Antonio
    21/06/2013    

    El que va de romería, lo lamenta al otro día. Jaja al final conseguisteis ir encontrando compatriotas para tomar las cañitas.

  2. Patxi's Gravatar Patxi
    22/06/2013    

    Y eso que vais sin picas, coseletes o morriones.
    ¡Estos señoritingos de la caballeria! ;b
    Muchos animos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Día 5: Col de Montcenis – Aiguebelle

Debería haber sido una etapa de descanso entre el Col de Montcenis y Aiguebelle. Esa era la idea. Pero como...

Cerrar