Etapa 3: Sant Gotthard – Hospental – Lucerna: la calma después de la tempestad

Dicen que después de la tempestad llega la calma. Y al menos en nuestro caso, este día, fue exactamente así. Así lo planteamos y por una vez las cosas salieron como estaban previstas. Tampoco era muy difícil la verdad.
Tal y como os comentábamos ayer, llegamos rotos a Hospental. Eran 10 km de bajada desde el ST. Gotthard que hicimos en un suspiro. Pero tiempo de sobra para que la subida previa, el viento de los alpes, los dos mil metros de altura y tu propia velocidad te hiele las manos, las rodillas y hasta el tuétano en unos pocos minutos.
Así que entrar en el Hotel Sust fue un regalo de dioses. Su chimenea, su suelo de madera… Vamos, como quitarse unos zapatos que aprietan mucho: una absoluta  delicia. Leo y Bárbara nos atendieron magníficamente. Nos dieron las indicaciones precisas y rápidas para que pudiéramos subir a la habitación a quitarnos algo del cansancio con una buena ducha.
Luego una cena en un lugar que nos indicaron (y que nos gustó mucho. Lo de caro y barato pierde el sentido en Suiza. Una cena normal tirando a normal, quiero decir sin pasarse ronda los 25-30 euros… juzgad vosotros.)
Luego a la cama que al día siguiente…
Al día siguiente, a las 7 en pie y todo normal. La cosa cambia cuando charlamos con Leo sobre la propia ruta y sobre el hotel. El también nos cuenta sobre los paseos en bici con motor. De hecho nos propone probar unas. Eso es, señoras y señores, otra cosa. Impresionante la facilidad de avance que genera ese pequeño motor. Cada pedalada genera un avance brutal. También en subida. Y con una autonomía de 40 km que para cuando estás subiendo… En definitiva, nos encantó y nos quedamos con la copla. Es un gran invento que a lo largo de esa etapa hemos visto utilizar muchas veces. Esta claro que Suiza es el país más montañoso de Europa, pero España es el segundo y esta bici con motor va a enganchar a mucha gente de nuevo al deporte de los pedales.
Nos despedimos de Leo y Barbara agradeciéndoles su hospitalidad y pusimos rumbo a Altdorf que tal vez os suene más por su hijo más famoso: Guillermo Tell.
Antes de eso, de los 40 kilómetros largos de bajada… Pues qué queréis que os cuente… Nada, porque no tengo palabras y todo porque resulta abrumadora la rotundidad de las montañas y del paisaje. El día soleado del que disfrutamos añadió más quilates al resultado. Tal vez unas fotos hagan un poco de justicia a lo que vimos.
Altdorf es una bonita localidad Suiza. Pequeña pero con encanto. Y más todavía cuando dimos con varios edificios del siglo XVI y XVII que verían llegar los Tercios, o incluso una fuente de 1585 que seguro que ayudó a saciar la sed de muchos soldados que llegaron sedientos y cansados de tantos kilómetros desde Milán.
Desde Altdorf hasta Lucerna restaban 50 km más que no íbamos a hacer en bici. Las circunstancias mandaban y después de exceso de ayer y para que el hombro de LA se recuperará algo más, decidimos tomar el ferry que une ambas poblaciones.
Tres horas de viaje que se pasan volando. Saben a poco. Dejamos Altdorf rodeados de dosmiles  y llegamos a Lucerna adornada de verdes y suaves colinas. En esas tres horas el paisaje cambia tanto que cada segundo que no miras te pierdes algo. Absolutamente reconfortante estar rodeado de tanta belleza. ¿Tanto nos gustó? tal vez os preguntéis. Sí, sin dudarlo.
En Lucerna, que lo tiene todo para ser la ciudad con más encanto de Suiza, aprovechamos que llegamos con margen para dar un paseo por sus calles. No estuvimos mucho no os penséis, más que nada porque al día siguiente nos esperaba ya una “etapa mayor”, aquellas que tienen más de 100k. Lo que viene siendo un caramelo para ir abriendo boca. En realidad es la primera de estas características en este viaje, a ver si se nos iba a atragantar…
 
Nos hemos alojado como en casa en el  Hotel Sust Lodge, Hospental
Agradecimientos sinceros a la Oficina de Turismo de Suiza en España. También a Leo y Bárbara y que regentan el Hotel Sust.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Etapa 2: Bellinzona – St Gotthard. Venciendo al gigante

7 de la mañana, suena el despertador... Uno de los dos pregunta con voz soñolienta y un tanto ronca... ¿Pero...

Cerrar