El corazón de Juan de Austria

Namur, etapa habitual del Camino Español, tiene una Catedral construida en la segunda mitad del siglo XVII en la misma ubicación donde, en el siglo XVI, se encontraba la Catedral de Saint-Aubain de estilo gótico y de la que solo se conserva la torre. Esta Catedral mantiene un recuerdo español de aquella época…

En la nave de la antigua Catedral se desarrollaron los funerales de Juan de Austria cuyo cuerpo fue traído aquí desde la cercana aldea de Bouges donde falleció.

Juan de Austria, el vencedor de Lepanto, falleció el 1 de Octubre de 1578. Murió de  tifus, una enfermedad bastante corriente en la época derivada de las duras condiciones de campaña. Como militar que está cerca de la acción había pedido, en caso de que le alcanzara la muerte, quedar enterrado junto a su padre, Carlos V, que ya descansaba en el Escorial.

Para poder trasladarlo, su cuerpo fue embalsamado en Bouges y sus entrañas depositadas en una vasija. A los  pocos días fue traído a Namur en cortejo solemne. El cadáver, cubierto con la armadura y con el collar del toisón de oro, venía en un féretro ricamente adornado. Primero fue llevado a hombros por gentiles hombres de su confianza, luego por maestres de campo y oficiales, por último por soldados; todos querían tener el honor de llevarlo y se hubieron de formar turnos y seleccionar soldados de cada unidad para que todas ellas pudieran participar del homenaje.

El triste cortejo llegó a la Catedral y el cuerpo de Juan de Austria fue allí depositado, en la nave central rodeado de un bosque de cirios encendidos. Tras las honras fúnebres allí quedó depositado hasta recibir la autorización de Felipe II, que no tardó en llegar, para ser trasladado al Escorial.

Un centenar de soldados llevarían las exequias a España, y para ello se había pedido permiso a  los franceses para que pudieran atravesar el país vecino sin ser molestados y ocultando en la petición el motivo real. Se quiso evitar un traslado oficial porque significaba un cortejo solemne que tendría numerosas paradas que retrasarían el viaje y lo exponían a dudosas cortesías, recibimientos fríos y posibles fricciones en un momento en que las relaciones entre ambos vecinos era, como en tantas ocasiones, tensas.

Así, para no responder preguntas incómodas, el cadáver de Juan de Austria fue seccionado en tres partes, guardadas en sacos de cuero y transportadas por los soldados en sus caballos como bagaje personal. A la llegada se recompuso cuidadosamente el cuerpo se preparó con detalle la ceremonia y se le hicieron las honras fúnebres en presencia del rey y de la corte con todo el boato que reclamaba la ocasión. Desde entonces reposa en El Escorial junto a su padre.

En cuanto a sus entrañas, depositadas en una vasija, quedaron en Namur. Fue Alejandro Farnesio quien dispuso que se retirara el corazón y  lo depositaran en una urna para que fuese guardado en la Catedral de Namur. Cuando se hizo la nueva Catedral el corazón del príncipe fue depositado tras el altar mayor, bajo su lápida original, la que mandara hacer Farnesio. Y allí continua a la espera de aquellos que sepan de su historia y quieran honrarle.

El Camino Español

! Comentario

  1. Felipe's Gravatar Felipe
    19/09/2015    

    yo, he estado recientemente y nadie conoce esta historia, me refiero al déposito del corazon de D. Juan de Austria.
    habria que recuperar este testimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Besançon: La “vieille ville espagnole” del Camino Español

Besançon, ciudad libre imperial, fue durante decenas de años etapa del Camino Español. El Franco-condado estuvo bajo la órbita de...

Cerrar